A través de décadas de investigación, los científicos han aprendido que los terremotos grandes y poderosos ocurren comúnmente en grupos, no en patrones aleatorios. Pero exactamente por qué