Los tiburones serán sacrificados para proporcionar a los fabricantes de vacunas un aceite llamado escualeno. El escualeno es un subproducto producido en el hígado de los tiburones.