Los científicos han registrado la primera evidencia de esponjas de aguas profundas arrastrándose por el lecho marino.