La falta de sueño afecta la forma en que el cuerpo metaboliza la grasa, lo que hace que se sienta menos lleno después de comer. Esto predispone a