Una nueva investigación ha descubierto que los bebés nacidos de madres que viven a una distancia de aproximadamente 3 km. de un sitio de fracking, sufren problemas de