El 20 de diciembre, una instalación de fabricación de SCI Pharmtech en la ciudad de Taoyuan, Taiwán, estalló en llamas y explotó, dejando dos personas heridas.