La exposición constante a la luz azul de su teléfono, computadora e incluso accesorios domésticos podría estar afectando su longevidad, incluso si no brilla directamente en sus ojos.