Investigadores del College of Charleston en Carolina del Sur y la Universidad Tecnológica de Michigan han observado un patrón de emisión extraño en estallidos de rayos gamma.