Cuando se trata de los mensajeros químicos del cerebro (neurotransmisores), nada se compara con la dopamina.