Hace poco más de diez años, los investigadores de la NASA se dispusieron a observar los rayos cósmicos que caían sobre la Tierra desde el espacio.