Investigadores de la Universidad de Guelph en Canadá han descubierto que una molécula de grasa exclusiva de la palta puede ayudar a tratar la diabetes.