El aislamiento social debido a las restricciones relacionadas con la pandemia se ha relacionado con un aumento de la presión arterial alta entre los pacientes que acuden a