Un informe reciente descubrió que los ingredientes químicos de los protectores solares que se filtran de la piel al nadar pueden ser perjudiciales para los organismos de agua