Nuestras mentes pueden crear recuerdos a partir de historias que hemos escuchado o fotografías que hemos visto, incluso cuando los recuerdos reales se han olvidado hace mucho tiempo.