En un experimento innovador, investigadores del Instituto Salk de Estudios Biológicos (SIBS) en San Diego y el Instituto de Medicina Traslacional de Primates en Kunming, China, han creado