Los rayos cósmicos inexplicables que salen de la Antártida desafían por completo las leyes conocidas de la física, según un equipo de científicos de la Universidad Estatal de