Aquellos que logran perder peso y no recuperarlo tienen una probabilidad mucho mayor de lograr una salud cardiovascular óptima, según un estudio reciente.