Un estudio reciente reveló que la dieta de ayuno intermitente intermitente puede ayudar con la salud del corazón, mejorar la química sanguínea y reducir el riesgo de diabetes.