Un estudio reciente encontró que la salud intestinal está relacionada con la presión arterial alta y la depresión después de identificar diferencias clave en los patrones acterianos intestinales