Una tecnología innovadora permite a los científicos obtener muestras de ADN del aire. La nueva tecnología recolecta ADN ambiental (eDNA) desprendido por animales y humanos para su identificación.