Un nuevo estudio publicado en la revista Genes & Development encontró que una molécula Coolair, clave en las plantas con flores se vuelve muy activa en respuesta a la primera helada