La Organización Mundial de la Salud ha clasificado ahora los videojuegos de forma compulsiva como un trastorno de salud mental. La condición llamada «trastorno del juego» se ha