La Antártida podría estar en el corazón del día del juicio final de la Tierra si los volcanes debajo del hielo entraran en erupción y aceleraran un proceso