la policía estuvo examinando denuncias de abuso infantil durante décadas en un orfanato católico en Escocia.