Una pareja sueca cultiva su propia comida e incluso logra mantenerse naturalmente caliente en el amargo invierno de Suecia gracias a un invernadero que cubre su casa.