La exposición a productos químicos domésticos puede retrasar el desarrollo de la lectura.