La ONU se vió obligada a retirar el personal de Malawi debido a rumores de vampirismo. Hubo linchamientos públicos en 2 distritos.