Pekín ha acusado a la CIA de librar una guerra clandestina contra la masculinidad en las culturas del este asiático al alimentar la tendencia de celebridades afeminadas o