El jueves, una gran ola de choque interplanetaria se estrelló contra la Tierra a velocidad supersónica, causando estragos en los sistemas eléctricos y GPS de todo el mundo.