Las infecciones letales están en aumento incluso cuando los funcionarios de salud toman medidas "agresivas" para controlarlas.