Un nuevo estudio sugiere que las serpientes pueden ser la fuente del nuevo coronavirus que causa un brote en China.