El aceite de ricino se extrae de las semillas, a veces llamadas "frijoles", de las plantas de ricino.