Un número creciente de altos oficiales estatales o ex militares han confesado, en consecuencia, parte de esta gran conspiración.