Amenazaron con dejar de fabricar vacunas a menos que el gobierno asumiera la responsabilidad de las demandas por lesiones de vacunas.