La investigación realizada en 2012 confirmó que la exposición a todas las fuentes de radiación WiFi puede alterar la barrera hematoencefálica. Esto puede ocasionar que se filtre y destruya las