Tintura madre: desde una perspectiva naturopática, los capullos de flores, secos o frescos se utilizan para hacer la preparación de hierbas.