Estos niños causan enfermedades e incluso la muerte, a cualquier persona que los deje entrar en sus casas.