Los principales medios de comunicación se han centrado principalmente en los disturbios mundiales.