Cada día que pasa, se hace más difícil para los agentes de desinformación, desacreditar las imágenes autenticadas de Nibiru.