Usando datos históricos del estado del vuelo, los algoritmos de aprendizaje automático de Google pueden predecir retrasos incluso cuando la información aún no está disponible en las aerolíneas.