Un artículo científico ha detallado cómo productos químicos de esterilización, se agregan rutinariamente a las vacunas comunes. Esta aberración es parte de una "conspiración" para reducir la población