¡Más de 300 estudios han encontrado que el fluoruro es literalmente una neurotoxina!