Los propietarios de Ripley Castle devolvieron la suma de £ 8,500 a  la aseguradora "Ecclesiastical", después de que dos pares de candelabros georgianos desaparecieran y volvieran a aparecer.