Investigadores de la Universidad de Zurich se unieron con sus colegas de la Universidad de Friburgo para investigar la plasticidad del día a día del cerebro humano, basado