Pectina: se sabe desde hace tiempo que la toxicidad del aluminio daña las células de las plantas e inhibe el crecimiento de las plantas.  El aluminio se encuentra