Exley afirma que la investigación del Reino Unido demuestra que el aluminio en las vacunas está causando que muchos niños desarrollen autismo. Este nuevo estudio de 2017, revela