Resulta que los árboles parlantes existen más allá de la ciencia ficción, dice la ciencia real.