La policía ha estado atacando las oficinas de la Iglesia Católica desde junio. Confiscaron computadoras portátiles y archivos pertenecientes a funcionarios de la Iglesia y el Vaticano. Sucedió