Tener un alma dormida es como estar sentado en un automóvil sin gasolina y sin volante.