El brillo de la purpurina es pequeño, brillante y festivo, pero estas partículas minúsculas son dañinas para el medio ambiente.